Toda propiedad Inmobiliaria es gravada con impuestos sobre el bien inmueble que cada propietario debe cancelar al gobierno mediante los pagos de impuestos municipales a la propiedad que se deben pagar cada trimestre o cada año según convenga. Cuando los impuestos a la propiedad no son pagados la propiedad queda registrada en la base de datos municipal como faltante de pagos por impuestos los cuales según las leyes impositivas en todo país son gravadas con una tasa de interés durante el periodo adeudado el cual deberá ser cancelado para liberar el gravamen que es aplicado a la propiedad por su falta de pago.

Las deudas municipales son básicamente impuestos a la propiedad que no han sido cancelado y los cuales también pueden ser transferidos a un nuevo poseedor de la deuda siempre y cuando se cumpla con todos los requisitos de ley. Esto permite que se pueda abrir un nuevo camino a inversiones inmobiliarias vistas desde otra perspectivas aprovechando las ventajas impositivas que permite la ley hacia cualquier inversionista mediante las inversiones en deudas fiscales sobre propiedades inmobiliarias.

Manejamos un equipo de trabajo que nos permite invertir en este tipo de activos analizando cada situación que se presente y brindando al inversionista retornos de inversión con excelentes rendimientos y con posibilidades de incrementar sus carteras de activos en el Mercado inmobiliario.